Mi foto
La vida me ha dejado ver cosas y aprender de ciertas circunstancias que han hecho de mi, lo que soy hoy en dia.

miércoles, 11 de abril de 2012

un dia sin prejuicios!

quien conoce la historia de la persona que esta sentada a tu lado en el bus? su ropa , su forma de estar sentada, su natel o la musica que escucha te llevara a tomar una actitud hacia ella.. la cual quizas sea correcta pero tambien puede que sea erronea! hazme un favor, no te voy a pedir dinero, ni tampoco tienes que moverte y hacer un esfuerzo fisico.. simplemente la proxima vez que alguien se siente a tu lado, camine en la misma acera o este esperando en la misma cola que tu. ponte a pensar un momento en cual sera su historia, sus fracasos y objetivos en esta vida! pues cada persona tiene una historia y todo el derecho de ser respetada tal como es.. da igual su fisico.. deja a un lado los prejuicios... por un dia veamos mas aya de nuestro dedo para contemplar el gran cielo!

Tania

3 comentarios:

  1. Hola! Creía que habías abandonado el blog. Me gustaría que siguieses con él pues en sus inicios parecía muy prometedor...

    ResponderEliminar
  2. A veces los prejuicios no nos dejan darnos cuenta de lo que nos rodea puede ser tan bello e interesante como nosotros mismos.

    Un placer volverte a ver por aqui.

    ResponderEliminar
  3. ¡Bien por Tania, que no nos abandona!.
    Tengo la sospecha de que los prejuicios forman parte del ser humano. No sé si está en sus genes ó en la cultura, pero todos caemos con frecuencia en el prejuicio.
    El hecho de triunfar se basa en gran parte en la imagen que mostramos a los demás.
    Me he acordado al leer tu texto, de una anécdota del cantante Sting.
    Al parecer fue a un concesionario a comprar un coche de serie alta. Desgraciadamente para él no se vistió de forma apropiada. Fue con unos tejanos raídos y una camiseta barata.
    El vendedor no paraba de recomendarle un coche de gama media, a la vista del aspecto de su cliente.
    Tanto insistió el vendedor que Sting no compró el coche.
    Al día siguiente se vistió con un traje elegante y salió del concesionario con su coche: el modelo de gama alta que quería.

    Gracias por volver a escribir.

    ResponderEliminar